52% de mexicanos no tiene un antivirus en su teléfono

0
164

El aumento en el uso de smartphones incrementa la vulnerabilidad de los datos almacenamos en estos dispositivos, así como la información que transita en el móvil al conectarse a internet.

El 85% de los teléfonos móviles que usan los mexicanos son smartphones, esto significa que 99.5 millones de aparatos son teléfonos inteligentes, de un total de 115.5 millones de dispositivos, según un informe de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Según datos de ESET Security Report, el 52% de los usuarios no posee una solución de seguridad móvil y el 55% ha descargado alguna vez aplicaciones de sitios no oficiales aumentando el riesgo de sufrir un ciberataque. Concienciar al usuario es una de las tareas principales en el camino hacia el uso seguro de las tecnologías. “Todavía existe un gran desconocimiento social sobre los ataques de los que podemos ser víctima a través del móvil”, comenta Francisco Cayuela, responsable de Allot en México.
 

Los smartphones no están exentos de amenazas y éstas aumentan conforme se incrementa su uso. “A día de hoy todavía los ciber criminales están en la sombra, no se nos suele avisar de su existencia, pero están ahí”, afirma Cayuela. En México son comunes las amenazas automatizadas como gusanos que se instalan en el sistema operativo de los smartphones cuando se descargan archivos o se accede a ciertos sitios, así como el robo de aparatos que se traduce en extorsiones y chantajes hacia los usuarios. También es muy peligroso el correo que entra como spam, el 16.4% de los correos recibidos en esta carpeta, en México durante el 2017, contenían enlaces maliciosos.

Los principales riesgos que existen por un ciberataque, en México, son: robo de datos de usuarios, pérdida o eliminación de información, robo de identidad, fraude o extorsión, secuestro de información, interrupción de servicios y daño a la reputación.

Estas amenazas pueden llevarse a cabo de tres maneras diferentes: el robo de información por parte de aplicaciones instaladas no seguras, conexiones WiFi no fiables y la no actualización del software del teléfono.
 

A la hora de proteger nuestros dispositivos “es importante cambiar las contraseñas predeterminadas de los nuevos terminales o routers, hacer una limpieza de contenido descargado mínimo cada seis meses y actualizar la última versión del software cuanto antes”, recomienda Cayuela.

Otra de las preguntas que debemos hacernos a la hora de conectarnos a una red diferente a la que estamos habituados y desde la que estamos protegidos, o permitir a otros dispositivos conectarse a nuestra red segura, es, si realmente tenemos esa necesidad.

Los teléfonos Android se ven amenazados por el cryptojacking y por las carteras móviles de criptomonedas, el 70% de éstas tienen un alto algo riesgo de ser atacadas. Otro de los ataques más comunes son los malwares bancarios mediante troyanos como el Exobot cuyo objetivo eran las tarjetas de crédito.
 

En los últimos años, el malware bancario para Android no ha dejado de incrementarse. Si analizamos solamente la cantidad de nuevas variantes de Android/Spy.Banker, veremos que este número se ha incrementado un 127% respecto a 2018. A pesar de ser el titán del mercado de móvil, iOS tampoco se libra de los ciberataques. Durante el 2018 se descubrieron 125 vulnerabilidades.

HomeSecure de Allot es la única solución en el mercado que protege IoT de las casas, los dispositivos inteligentes del hogar y oficinas, integrando un software de seguridad con el equipo local del cliente (CPE) existente.

Al utilizar HomeSecure, los operadores de red pueden ofrecer un nivel integral de seguridad para todos, desde padres preocupados por la seguridad y privacidad de sus hijos al utilizar sus videoconsolas o móviles, hasta aquellos preocupados por la información legal guardada en sus ordenadores y que podría ser utilizada en su contra. La solución se ofrece como un servicio que gestiona de forma sencilla la seguridad informando de los ataques ocurridos y su solución a los usuarios, sin que ellos tengan que hacer nada.

Con información de el universal.