Álvarez-Buylla busca desaparecer el Foro Consultivo

0
118

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), bajo la dirección de María Elena Álvarez-Buylla, asfixia a órganos autónomos que inciden en la política científica del país, como el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT).

Esta tarde, la coordinadora general del Foro, Julia Tagüeña, aclaró las acusaciones que el Conacyt le infundó como el “probable” uso indebido de la base de datos del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), así como de duplicar atribuciones que le corresponden al Consejo.

“El Foro es un organismo autónomo que no depende del Conacyt, que no le tiene que solicitar permiso para actuar, pero que tiene funciones muy claras que la Ley (de Ciencia y Tecnología) especifica. Por supuesto que tenemos la mejor voluntad de apoyar al Conacyt pero, realmente, estamos para ayudar a que la voz de la comunidad de ciencia, tecnología e innovación sea escuchada”, señaló Tagüeña en conferencia de prensa.

La ruptura entre ambos organismos sucedió ayer luego que Conacyt denunciara al FCCyT de “probablemente” vulnerar la “confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de datos amparados en la Ley General de Protección de Datos Personales”. Esto por enviar dos correos electrónicos a los miembros del SNI sobre la consulta para la elaboración de una nueva Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación.
 

Sin embargo, la Ley Federal de Ciencia y Tecnología, en su artículo 36, define la atribución que tiene el Foro con la comunidad científica: “Tendrá por objeto promover la expresión de la comunidad científica, académica, tecnológica y del sector productivo, para la formulación de propuestas en materia de políticas y programas de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación”.

“Nosotros tenemos nuestro propio banco de datos. El Foro lleva 17 años construyendo un banco que es mucho más grande al del SNI: tenemos a toda la gente que tiene que ver con innovación, empresarios. Estos bancos son tratados con toda transparencia como se puede leer en nuestra página”, explicó la coordinadora del FCCyT.

Respecto a los correos que se enviaron para consultar sobre la elaboración de la nueva Ley General de Ciencia, el Foro afirmó que el ejercicio se apega a lo que establece la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares debido a que “los datos de las consultas que realiza el Foro son disociados; las respuestas que se dan a cuestionarios o preguntas abiertas no permitirán la identificación de quien las emitió”, expuso el FCCyT.
 

A diferencia de lo que Conacyt ha calificado como “promoción” del Foro Consultivo, las consultas que realizaron son parte de las funciones que la Ley de Ciencia, en su artículo 37, establece a este organismo autónomo: “Analizar, opinar, proponer y difundir las disposiciones legales o las reformas o adiciones a las mismas, necesarias para impulsar la investigación científica y el desarrollo y la innovación tecnológica del país”.

Conacyt frena recursos

En plena conferencia de prensa del Foro Consultivo, Conacyt volvió a lanzar otro comunicado que deja en duda la continuidad del FCCyT porque obstaculiza la entrega de recursos a este organismo, a pesar de que lo manda la ley.

“Tras una consulta puntual realizada por el Conacyt a la Secretaría de la Función Pública y con base en la respuesta recibida por dicha dependencia mediante el Oficio FP/100/553/2019 del 26 de julio del año en curso, informamos que el Conacyt no se encuentra obligado a transferir recursos económicos al Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) pues se trata de una asociación civil, esto es, una persona moral de derecho privado”, informó el Conacyt.

Sin embargo, el artículo 38 de la Ley de Ciencia dicta que: “El Conacyt otorgará, por conducto del secretario técnico de la mesa directiva, los apoyos necesarios para garantizar el adecuado funcionamiento del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, lo que incluirá los apoyos logísticos y los recursos para la operación permanente, así como los gastos de traslado y estancia necesarias para la celebración de sus reuniones de trabajo”.

Además, el propio Conacyt se contradice pues en la administración de Álvarez-Buylla ya ha dado recursos a distintas asociaciones civiles, instituciones de asistencia privada e incluso a particulares.

Este semestre, Conacyt otorgó 599 mil pesos a la asociación civil “Programa adopte un talento”, así como 835 mil pesos a la “Fundación Libre para la Unión y el Desarrollo en Educación Social, A.C”, 912 mil pesos a “Educación Superior Marista A.C” y 455 mil pesos a la institución de asistencia privada “Impulsora de la Cultura y de las Artes”, todas bajo el concepto de la Convocatoria Nacional para Fomentar y Fortalecer las Vocaciones Científicas 2019.

 

Con información de el universal.