Autoridad Paternal. (Primera Parte)

0
725

En la actualidad existe una crisis de autoridad de los padres hacia los hijos sin importar la edad que se tenga, esta crisis es originada por varias cuestiones entre ellas los padres tienen miedo a ser padres, este miedo es causado por la creencia de incapacidad de hacerlo bien y la transición generacional donde lo que anteriormente era bien visto o hasta cierto unto permitido ahora no lo es, los castigos, la famosa chanca de mamá, lo que ahora se considera como maltrato anteriormente era la mejor forma de hacerlo, así que este miedo empieza a surgir de esa inseguridad de sabré si lo que hacemos como padres en la actualidad está bien o que es lo correcto, se han creado leyes y se ha dado un ¨bomm¨ de nuevas teorías sobre la formación y educación de los hijo, lo cual como cadenita nos lleva al problema de la sobre información sobre el tema, libros, artículos, consejos de los padres, de los amigos, de las parejas en nuestro rededor, entre otros canales de informaciones que llegan a nosotros.

Esta creencia de que la paternidad es mala, abusiva, in-necesaria o hasta pasado de moda, se debe al cambio generacional que vivimos en la actualidad, con todos los avances tecnológicos, la cultura de derecho y defensa a todo lo que nos rodea, ha sido mal entendido en los extremos, se dice que anterior mente el tipo de educación que recibíamos los hijos de los padres eran autoritarios, intransigente, abusivo, entre tantos más adjetivos que condenan ese tipo de paternidad. En la actualidad se ha luchado por erradicar ese tipo de comportamiento de los padres hacia los hijos sin embargo se ha brincado de un extremo al otro, al ser padres permisivos, sin autoridad, sin conocimiento de lo que es ser padre y en cierto aspecto la irresponsabilidad de los padres actuales al dejar que sus hijos tengan los menos ¨traumas posibles¨ por algún mal trato de parte de ellos, esto también justificado inconscientemente por miedo al fallar como tal, en la famosa frase ¨yo no los voy a trata como me trato mi padre¨.

Estos extremos también tienen que ver con la guerra y lucha de poderes entre las dos generaciones, por un lado en mis tiempos era mejor la educación y ahora con esta nueva idea o concepto de dejar a los hijos ser, para no causarles traumas, son cuestiones que cada padre actual necesitaría tratar directamente con su padre para sanar esas heridas y así dejar de usar a sus hijos como ejemplo a sus padres de que esta educación es mejor, pero en realidad si somos objetivos esta nueva generación en su mayoría pelea por un concepto de paternidad que ni siquiera conocer, ni sabe cuál es dicho concepto, pues no se tiene bien definido, claro al fin de cuentas cada hijo y cada padre recibe y da la educación como ellos la perciben, con sus creencia, ideologías, experiencias y formas de ver.

Es importantes empezar a establecer como quiero educar a mi hijo, partiendo del lugar donde estamos a donde quiero que mi hijo llegue el día de mañana, quero que sea un hombre de bien, con una identidad propia, con hábitos, limites, valores, etc., o quiero que mi hijo sea una hombre sin conocimiento propio, lleno de ira, sin conocimiento de lo que es o de lo que quiere, como padres no estaremos con ellos para toda la vida ni quizás ellos lleguen a donde nosotros queremos, sin embargo es importante dejarles las bases de luchas por sus metas, de la capacidad de superar la frustración con su propia creatividad y así tengan ellos la confianza en sí mismos para una vida segura, plena y con mucho amor.

Olvidamos que la familia es un sistema y como tal necesita jerarquías para que exista en ella balance y orden, permitiendo así ser un sistema equilibrado y armonioso, lo cual es lo correcto que los padres sean los que cuentan con la jerarquía mayor, no por el hecho de que sean mejores, o más importantes, sino porque son los padres los mayores, los de la experiencia y son los procreadores, ser padre conlleva una responsabilidad y esta responsabilidad en muchas ocasiones en esta época da miedo, queremos ser padre porque se cree saber cómo serlo pero al llegar  ese punto provoca un cierto temor, es por eso que dicha jerarquía se delega a donde no corresponde, a los hijos, provocando como consecuencia un desequilibrio, alteración entre los miembros de la familia y trastornado todo el entorno, paradójicamente buscamos no causarles traumas evitando ser padres como nuestros antecesores, sin embrago al evitar la responsabilidad jerárquica y otorgarla al niño, las causara un verdadero trauma.

Generando con esta acción hijos sobreprotegidos y padres que piden permiso a los hijos, tratando de omitir decirles que no a toda costa para evitarles una molestia o enojo. Al tenerle miedo a los hijos los padres se vuelven marionetas de los mismos, siendo este tipo de padres (títere), manipulable, débil e inseguro, no logran ver el mal que les están provocando a su hijo(s).

El o los hijos que reciben el nivel jerárquico mayor presentan alteraciones emocionales como la frustración y la angustia, esto reflejado en la mayoría de ocasiones  enojos continuos. Es mucha la responsabilidad que les fue delegada, la autoridad y el poder que son cosas diseñadas para los progenitores no para ellos. Es indispensable y fundamental que los padres asuman su rol como tal con la autoridad y el poder que les corresponde, con la responsabilidad debida ya que es necesaria para el equilibrio y una sana relación entre los miembros de la familia. Los hijos crecen y en esa misma media la autoridad de los padres se debería de ajustar a las circunstancias, sin perder la paciencia ni el enfoque.

Los padres que son capaces de tomar la responsabilizada que conlleva el solo título, con autoridad y amor, de la misma manera con firmeza, no solo darán a sus hijos el mejor regalos que pudieran otorgas sino que esta enseñanza trascenderá por los generaciones venideras.

Pero porque cuales son los factores que originan esta irresponsabilidad de los padres? Porque no podemos decir NO? Porque nos cuesta establecer una disciplina en casa? Que nos lleva a querer darle todo a nuestros hijos, solucionarle todos los conflictos y facilitarles la vida? Porque permitimos que nos maltraten?

Una de las respuestas a estas preguntas la condensare en una que es ¨La Culpa¨.

Los padres cargan con una culpa excesiva, me he dado cuenta en mi trabajo y en las relaciones diarias con padres y en la sociedad en general, es una pesada carga que nos oprime el pecho y hasta nos quita el sueño, generando en nosotros la frustración y la angustia dañina, que en lugar de ayuda fomentan y alimentan más el sentimiento de culpa, sintiendo que nos ahogamos en ella, esto lleva a nuestro inconsciente en ese sentido de supervivencia a generar estrategias para bajar el nivel de este sentimiento, para lavar un poco la culpa.

En la paternidad así como en muchos casos la culpa es demasiado peligrosa, ya que esta nos llevara  a actuar de manera absurda, cometiendo un sinfín de tonterías como comprarles todo lo que piden, dejarles hacer lo que quieran sin imponer los limites como autoridad, solucionarles problemas que ellos mismos generaron con sus acciones, permitiéndoles también que nos insulten y maltraten. Los hijos que son víctimas de este tipo de padres culpables se convertirán en personas débiles, dependientes, iracundos, características pertenecientes a los hijos sobreprotegidos.

 

Psicologo: Oscar Abundez.

 Psicología Asesoría

 449 199 21 20.