Baja 30% la población de aves al norte de América

0
171

[email protected]

En el siglo XIX, la paloma migratoria (Ectopistes migratorius) era tan abundante en Estados Unidos que incluso se convirtió en una fuente común de alimento. Sus parvadas eran tan nutridas que parecían nublar el cielo, pero a principios del siglo XX pasó de ser una de las especies más abundantes de Norteamérica a una extinta.

Los científicos temen que pueda ocurrir algo similar durante este siglo con especies que se consideraban de gran abundancia. Un reciente estudio publicado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell señala que desde hace 50 años se han perdido 3 mil millones de aves, e incluso las aves más comunes, como gorriones y mirlos, están en declive. Para el estudio se usó información de las redes de ciencia ciudadana que incluyen los avistamientos, tanto de aficionados como de especialistas. También los registros de 143 radares de la agencia meteorológica de EU que atestiguan migraciones.

El estudio señala que desde el impacto de los pesticidas hasta la pérdida del hábitat y el cambio climático pueden estar influyendo en la baja de las poblaciones. Otros estudios han alertado también de condiciones similares en Europa y África. Según datos de la sociedad Española de Ornitología (SEO birdlife), desde 1980 se ha detectado una pérdida considerable de las poblaciones de aves en Europa, pero lo más preocupante es que alrededor de 90% proceden de las 36 especies más comunes en el continente, incluyendo también a los gorriones y a alondras y estorninos.

Para esta ONG, las aves son el grupo faunístico del que más datos hay, lo que las convierte en importantes indicadores del estado de salud de nuestra planeta y los cambios que se producen, como sucede con el cambio climático. Al respecto, el ecólogo y conservacionista mexicano Gerardo Ceballos ha declarado que cuando se pierde una especie que se consideraba muy común, el impacto tiende a ser mucho más masivo en el ecosistema y en los servicios de éste.

El maestro Marco Antonio Gurrola, especialista en aves del Instituto de Biología de la UNAM, comenta que el cambio climático se hace evidente en las poblaciones de todo el mundo, pues involucra transiciones en temperatura y ambientes con afecciones directas, como por ejemplo en las regiones acuáticas que descienden de nivel o en donde se alteran con mayores concentraciones salinas.

“Es algo que se está manifestando en todas las regiones y afecta no sólo en las aves, sino a todos los grupos de fauna y flora”, señala, y agrega que estos cambios en el clima se han hecho cada vez más evidentes en los últimos años en el país. Explica que hace cuatro años fueron claros, por ejemplo, con los efectos del Huracán Patricia en Jalisco, había selvas con cientos de años en formación y fueron modificadas afectando a varias especies. “Son fenómenos que afectan progresiva y lentamente y donde a veces los cambios no son tan evidentes”.

Para ejemplificar, cita una investigación del doctor Andrés García sobre poblaciones de insectos en la selva tropical, que realizó con la Rensselaer Polytechnic Institute. En el trabajo se evidencia la disminución de estos grupos en algunas regiones tropicales de nuestro continente debido al cambio climático, como una muestra de que la perdida de diversidad está en todas partes; inclusive se está perdiendo también en las regiones donde muchas veces puede prevalecer el verde pero debajo de él existen grupos severamente afectados.

Con información de el universal.