China traerá muestras de una zona inexplorada

0
37

La próxima misión lunar de China Chang’e 5 aterrizará en un área nunca alcanzada por astronautas o naves espaciales y se espera que traiga al menos un kilo de muestras.

   Citado por «China Daily», Peng Jing, diseñador jefe adjunto de la sonda Chang’e 5 en la Academia de Tecnología Espacial de China, dijo que está programado para lanzarse sobre un cohete Larga Marcha 5, el más grande y potente de China, desde el Centro de lanzamiento Wenchang durante el último trimestre de este año.

   Aterrizará en la parte noroeste del Oceanus Procellarum, una gran planicie lunar en el borde occidental del lado cercano de la luna, después de volar «durante docenas de días».

   «Este sitio de aterrizaje en particular fue seleccionado porque nunca ha sido alcanzado por un hombre o un rover y también porque los científicos están interesados en la historia geológica de ese lugar», explicó Peng.

También puedes leer: Científicos crean el objeto más denso sobre la Tierra

   En comparación con las misiones lunares chinas anteriores, Chang’e 5 será más sofisticado, ya que su primera tarea será recolectar muestras y traerlas de vuelta a la Tierra, dijo.

   La sonda de 8.2 toneladas métricas tiene cuatro componentes: orbitador, módulo de aterrizaje, módulo ascendente y de reentrada. Después de que la sonda alcance la órbita lunar, los componentes se separarán en dos partes, con el orbitador y el módulo de reingreso permaneciendo en órbita mientras el módulo de aterrizaje y el ascendente se dirigen hacia la superficie de la luna.

   El módulo de aterrizaje y el ascendente realizarán un aterrizaje suave y luego se pondrán a trabajar en tareas como usar un taladro para recoger rocas subterráneas y un brazo mecánico para recoger el suelo lunar.

También puedes leer: Así suena el viento solar, NASA lo registra

   Una vez que se realizan las operaciones de superficie, el cohete ascendente lo elevará a la órbita lunar para atracar con el módulo de reingreso. Transferirá muestras lunares al módulo, que las llevará de regreso a la Tierra.

   Si la misión tiene éxito, convertirá a China en la tercera nación en traer muestras lunares a la Tierra, después de Estados Unidos y Rusia, y también hará de Chang’e 5 la primera misión de retorno de muestras lunares del mundo en más de cuatro décadas.

   «La cantidad de muestras que traerá de regreso depende de muchos factores, como la geología del sitio de aterrizaje. Esperamos que pueda recolectar al menos un kilo, y si todo va bien, puede traer 2 o incluso más», dijo Peng . «Las muestras se distribuirán a los científicos para la investigación sobre temas que incluyen la composición física de la luna, los rasgos geológicos y las estructuras poco profundas, lo que en consecuencia ayudará a comprender la evolución de la luna».

   Hablando de planes futuros en el programa de exploración lunar del país, Peng dijo que los científicos e ingenieros han propuesto que se puedan realizar dos o tres misiones para establecer un puesto avanzado científico sencillo en la luna, que podría acomodar a los astronautas para estancias a corto plazo, para llevar a cabo experimentos y explorar la viabilidad de visitas a largo plazo.

NUEVA NAVE TRIPULABLE SE PROBARÁ ESTE AÑO
   En otro desarrollo, Ma Xiaobing, subdirector diseñador de la nave espacial tripulada de nueva generación de China, que aún no se ha nombrado, dijo que el prototipo de la nueva nave espacial hará su primer vuelo durante la primera misión del cohete Larga Marcha 5B este año en el Centro de Wenchang.
   El vuelo de tres días probará y verificará varios equipos clave en la nueva nave espacial, que será más grande que las naves espaciales tripuladas de la serie Shenzhou anterior, dijo, y señaló que el nuevo modelo será reutilizable.

Con información de el universal.