Tecnológica experimenta con tatuajes inteligentes y gafas holográficas

0
88

Las divisiones experimentales de la tecnológica Google han estado trabajando en la próxima generación de wearables.

Como lo señaló el portal CNET en su versión en inglés, el gigante de la tecnología ha estado financiando o realizando de manera silenciosa su propia investigación en una serie de nuevos dispositivos portátiles, dentro de los que destaca un “tatuaje inteligente” el cual es capaz de convertir la piel de una persona en un panel táctil temporal.

Esta nueva tecnología tiene por nombre SkinMarks, y está siendo desarrollada por Google, en conjunto con investigadores de la Universidad de Saarland en Alemania. Este invento funciona por medio del uso de un pequeño parche cargado con sensores.

Leer también: No habrá nueva edición de Pro Evolution Soccer 2021

Asimismo, los SkinMarks utilizan tinta conductiva, la cual se imprime en papel de tatuaje para posteriormente aplicarse en un costado del dedo o en los nudillos.

Una vez aplicado a la piel, el parche puede leer los gestos comunes de la pantalla de un teléfono inteligente, como lo son las acciones de deslizar o tocar. De acuerdo con CNET, el beneficio de contar con un sensor aplicado a la piel, es que crea una experiencia más natural.   

Doblar y apretar la mano es más instintivo y podría facilitar la interacción con la tecnología.

Otro de los proyectos en los que la tecnológica ha estado trabajando, es un sucesor de su Google Glass: un par de gafas de realidad aumentada con una cámara incorporada.

Estas nuevas gafas llamadas de momento 1D Eyeware, tienen el objetivo de tener éxito donde las Google Glass fallaron, al desarrollar un producto que sea funcional y estéticamente atractivo, un objetivo que ha sido impedido por la necesidad de alojar todos los componentes electrónicos a bordo.

Leer también: Nueva tecnología que carga un celular en 20 minutos

«El requisito de instalar todos los componentes electrónicos, ópticos y generadores de imágenes, además de las baterías de capacidad suficiente, afecta en gran medida las posibles opciones de diseño industrial», escribió Google en un documento técnico sobre el mencionado hardware.

«Las variaciones de estilos que los usuarios finales pueden elegir están limitadas por estas restricciones, con una flexibilidad reducida en la capacidad de uso y la estética».

Al igual que otras compañías en la carrera por desarrollar gafas de realidad aumentada como Apple, Google está tratando de contrarrestar este problema emparejando el dispositivo con un teléfono Android.

Las lentes holográficas notificarían a los usuarios cuando reciban notificaciones en su dispositivo utilizando señales codificadas por colores; cosas como direcciones de navegación, correos electrónicos o notificaciones de calendario tendrían sus propios colores. 

Es importante, tomar en cuenta que Google tratando desde hace tiempo de establecerse en el campo de los wearables durante años, pero no ha tenido mucho éxito al respecto.

En 2012, la compañía dio a conocer la incursión más notoria de Silicon Valley en la tecnología portátil: las ya mencionadas gafas Google Glass. El dispositivo fue subestimado desde el principio y finalmente fracasó. Google también ha desarrollado un sistema operativo específicamente para relojes inteligentes y otros dispositivos, llamado Wear OS, aunque ha ganado poco más que un nicho de seguidores.

Recientemente, sin embargo, la compañía ha hecho un esfuerzo más decidido. El mes pasado, adquirió North, una compañía canadiense que fabrica gafas inteligentes llamadas Focals, según algunos informes, por 180 millones de dólares.

De igual manera, Google anunció el año pasado un acuerdo de 2.1 mil millones de dólares para adquirir Fitbit, el pionero del rastreador de ejercicios, en un intento por reforzar la operación de hardware de Google.

La compra ha provocado alarma entre los críticos preocupados por la capacidad de Google para abrirse camino en nuevas industrias y comprar los datos de salud de millones de personas.

 

Con información de el universal.